29.4.10

Nip/Tuck: La hipocresía de la belleza


Escribir sobre algunas series es complicado, sobre todo cuando se trata de las que más me gustan o que me han sorprendido tanto como Nip/Tuck. Comencé a verla con cierto ‘prejuicio’: ¿Médicos? ¿Cirujanos plásticos? ¿Operaciones con mucha sangre? ¿El guapito de turno como protagonista? ¿Un culebrón más? No tenía idea de qué iba la serie. Y después de leer varias buenas críticas (y otras más que buenas) le di ‘play’ al piloto. ¿Con qué me encontré? Con algo muy diferente de lo que creía, y es que el mundo de las series, en ocasiones nos sorprende.

Tell me what you don’t like about yourself...
Una pregunta difícil, ante la que algunos de los pacientes se quedan perplejos. ¿Por qué están ahí? ¿Por algo que no les gusta de su cuerpo? ¿Realmente? No… en Nip/Tuck van más allá de la superficie y es en ese punto donde sus personajes tocan eso que llamamos la fibra sensible (en el caso de los que la tienen, que no todos).

Como en otras series ambientadas en centros médicos, los pacientes son los que menos importan. La mayoría de los casos son un coñazo, pero otros llegan a destacar por alguna particularidad o porque afectan de alguna manera a los protagonistas, que acaban mostrando facetas ocultas de su personalidad.

La primera temporada, de la que hablaré hoy (¡Atención, spoilers!) es genial. Adictiva, desprejuiciada, sentimental y sensual a partes iguales. Por empezar, tenemos el clásico triángulo amoroso que tanto mola en un culebrón (de calidad en este caso). La eterna fantasía del amor que nunca fue, de las cuentas pendientes. ¿Cuántas veces nos ha pasado que nos hemos preguntado ‘qué habría sido si…’? Pregunta que puede llevarnos a la obsesión y en ocasiones, a sufrir grandes decepciones. ¿Es que es mejor dejar vivir esa respuesta en la fantasía? Depende el caso. En Nip/Tuck en esta primera temporada al menos sólo nos quedamos en la fantasía, pero la pregunta no desaparece. Julia y Christian lo saben. Sean, también.


Dos amigos y una mujer. No cualquier mujer, sino ‘esa mujer’ para ambos. El problema, básicamente es que para Sean esa mujer es su esposa, mientras que para Christian es su fantasía, la mujer que le lleva de cama en cama buscando algo que nunca encontrará… porque no le pertenece ¿o sí?

El primer capítulo nos presenta a una pareja que podría definir como normal. Un matrimonio que lleva unos 18 años juntos. Un matrimonio que se ha perpetuado a través de los años en base a un gran cariño, pero falto de pasión y de respeto/aceptación mutua. Julia es sólo la mujer de Sean y él ya no sabe si eso es lo que quiere realmente. Julia cree que aún ama a Sean, pero no deja de padecer un constante sentimiento de desazón al no saber qué habría sido de su vida de haber elegido a Christian, ese otro hombre al que no sabe si realmente quiere como marido, pero que le atrae como nunca nadie jamás lo hizo.

El Sean de la primera temporada es un completo gilipollas. Hombre en plena crisis de los 40 (¡Peligro!), que nunca ha hecho lo que realmente quería de su vida y que en definitiva ve a su mujer como la culpable de ello. Sean es infeliz. Julia también lo es. Pero siguen juntos. ¿No son felices juntos o es que son de esas personas incapaces de intentar serlo? Al finalizar la temporada, nos regalarán una de las mejores escenas de la serie. Dirán la verdad, cosa que probablemente no han hecho durante esos 18 años de matrimonio.

Sean ya no desea a su mujer. Julia desde hace años no se siente deseada. Pero lo cierto es que Julia tampoco desea a su marido desde hace tiempo. Pero no hablan de ello. Mal asunto. En realidad, a pesar de las idas y venidas de su relación durante esos 13 capítulos está claro desde el comienzo que deben separarse, que el camino que han elegido les lleva inevitablemente a ese final.

¿Señor Sean McNamara, qué es lo que no le gusta de usted? Ehhmmm
No lo sabe, está claro… Pues yo le diré lo que no me gusta. Es pedante, ególatra, egoísta, un cabrón sin sentimientos que sabe disimular muy bien lo que verdaderamente es. No sabe lo que quiere y es normal en un hombre de su edad, ¿todos? pasan por lo mismo: ¿pero se ha detenido a pensar que quizá el equivocado es usted? Lo peor de este hombre es que me recuerda demasiado a Nate Fisher (Six Feet Under) y eso es contraproducente.

¿Señora Julia McNamara, qué es lo que no le gusta de usted?
Mi marido ya no me mira como antes, soy invisible.
Pero vamos a ver: ¿Usted quiere que la vea? ¿O se ha cansado de esperar y lo que realmente quiere es liberarse y de una vez por todas vivir la vida? Que es muy corta… y está pasando justo ahora, delante de sus narices.

¿Señor macizorro Christian Troy, qué es lo que no le gusta de usted?
¿De verdad me lo pregunta? ¿Qué puede no gustarme de mí?
Bueno, dele tiempo a los guionistas, que algo encontrarán y nos harán creer que usted guarda en su interior buenos sentimientos, sólo que no necesita probar a la gente lo bueno que es. ¿O sí? Ah… sí… Julia… lo sé. ¿A qué está esperando?

Como ya he hablado bastante (por ahora) de Sean y Julia, el ‘matrimonio feliz’ pasemos ahora a lo mejor: Christian Troy. Es un gran atractivo para la serie, definitivamente. Ya he dejado claro que no la veo por los traumas psicológicos y físicos de los pacientes, sino por las historias que se esconden tras ellos.
A Christian ‘cabrón’ Troy no se le resiste ninguna mujer. Hank Moody (Californication) es un principiante a su lado. En el primer capítulo, el Doctor Troy conoce a Kimber, otro importante personaje en la historia. Kimber es una modelo guapísima a la que Christian conoce en un bar de un hotel, con el típico rollo de ‘Soy cirujano plástico, ¿a que mola?’. Kimber no puede resistirse a sus encantos, para a la mañana siguiente descubrir que para él ni siquiera ella es perfecta. Kimber no soporta no serlo (para él), no quiere ser un 8, sino un 10.


“Estos son tus fallos… deja que tus defectos te impulsen más allá de lo que nunca imaginaste”

Ayyy…hombres… ¿Acaso creías que te librarías de ella tan fácilmente? Pues no. Kimber acaba obsesionada con Christian. Kimber acaba perdidamente enamorada de Christian.

No contaré aquí qué es lo que pasa exactamente por si estás leyendo a pesar de la advertencia de spoilers. Sólo diré que entre ellos surge algo mucho más fuerte de lo que podían imaginar al principio.

Volviendo al tema del triángulo amoroso, aclaro que Sean sabe qué siente su mujer por su amigo de toda la vida, pero mira hacia otro lado. Julia, que ya está cansada de ser sólo ‘la mujer de’ y después de preguntarle a su marido si necesita una cirugía estética que realce sus atributos más femeninos (ponerse implantes en las tetas en cristiano) y de encontrarse con las típicas respuestas esquivas y equivocadas de ‘¿No has superado ya esas cosas?’ o ‘Para tu edad, con la gravedad, están donde deben estar’ (¡WTF! ¿Es que este hombre no se ha leído ‘el libro’?); entonces opta por ir a la fuente privilegiada de conocimiento que con voz entrecortada por la emoción (bueno… algo así) y en plena inspección responde…

“La simetría es perfecta… todo inmaculado.
No puedo recomendar una operación, tus pechos son perfectos”
(Sí, ha leído ‘el libro’)

¿Queréis saber si pasa algo más? Pues a ver Nip/Tuck. Porque ahora pasaré a otro tema y volveré a mi amigo Sean.

Llegada la mitad de la temporada llega la excusa perfecta para dejar fluir su crisis de los 40 (como si su mujer no la tuviera, vamos) y conoce a Megan O’Hara: una mujer completamente diferente a ‘la suya’. La pobrecilla desvalida a punto de morir de cáncer, que le regala unos momentos tan maravillosos, que le hace creer que es tan importante… una mujer que le necesita, no como Julia. Y cae rendido a sus pies.

Porque Sean McNamara que tanto pregona ser mejor persona que Christian, acaba por engañar a su mujer. No puede evitarlo. Es un incomprendido. ¿Es que no lo veis? Y aquí llega el super drama de la temporada: porque Megan O’Hara como buena zorra que es muere. ¿Nip/Tuck encierra algún discurso moralista? Sí, como casi todas las series made in USA.


“Recuerda el principio y el intermedio de nuestra relación, no el final.”

Pero eso no es lo peor, sino cómo muere. Eutanasia. Y quien la ayuda a llevar a cabo su plan es nada más y nada menos que Sean McNamara. ¿Hay que tener cojones para hacer eso o simplemente ser un cobarde de primera calidad?

Pero esperad… que como si eso fuera poco, Julia le acompaña a su entierro para descubrir que esta pobre mujer a la que ni siquiera es capaz de odiar ha sido la amante de su ejemplar marido. Esa escena en que lo ‘descubre’ es gloriosa. Un detalle tan simple, que dice mucho sobre sus protagonistas.
Después de eso no hay vuelta atrás. Hay cosas a las que un matrimonio no puede, ni debe sobrevivir. Y aquí llegamos a esa gran escena que os comentaba al principio…

Julia: Ya no tengo fuerzas para pegarte, ni para odiarte, ni para seguir queriéndote.

Pero me debes, lo único que quiero saber. ¿Qué te deba ella que yo no te diese?

Sean: Veía el bien en mí, Julia. Veía el potencial, la esperanza.

Cada vez que me miras, lo veo en tus ojos…

lo único que veo en tu mirada es rencor. ¿No es cierto?
Julia: Sí. Por lo dos. Éramos muy felices. Podíamos hacer cualquier cosa juntos.

Estaba tan enamorada de ti. Y ahora todo se ha convertido en cenizas,


como mi vida, y me parte el corazón.
Sean: No puedo perderte a ti también, Julia.
Julia: Nos perdimos el uno al otro hace mucho tiempo, Sean.


A esto yo lo llamaría verdad en estado puro. La verdad, por más dolorosa que sea, siempre llega… Lo único que pueden perpetuar Sean y Christian, es la belleza; porque todo lo demás tarde o temprano tiene un final.

Soy consciente de que me he saltado muchos detalles muy buenos de la serie, pero he destripado lo mejor. El final de temporada es bastante sorprendente, pero hay que verlo. Y la segunda temporada es aún mejor. La serie tiene por momentos un aire a Six Feet Under y por eso quizá me guste tanto. No digo que se parezcan, ya que sus temáticas son completamente diferentes, pero está plagada de frases lapidarias y de momentos para enmarcar, de los que os copio algunos que me han parecido tan reales, irónicos, desoladores, bellos y divertidos como la vida misma.

Grandes frases y diálogos de la T1 de Nip/Tuck

Sean: Soy cirujano, si me emociono el paciente muere.
Julia: Yo no soy una de tus pacientes Sean, soy tu mujer y delante de tus narices ha habido una muerte, la de nuestra relación. Este matrimonio por no tener, no tiene ni pulso.

Christian: ¿No hacemos que las personas se sientan mejor consigo mismas?
Sean: Lo que hacemos es dejar que las personas exterioricen el odio que sienten sobre sí mismas.

Liz a Kimber, acerca de Christian: Si te sirve de consuelo, cariño, no eres la primera chica a la que ha hecho esto. Pero por lo menos tienes un buen par de tetas que sanarán en un mes. Sólo tienes que seguir adelante con tu vida.

Sean: ¿Cuándo fue la última vez que nos acostamos sin que me odiases?
Julia: (continúa pelando las zanahorias, la respuesta está clara)


Y ahora, dígame… ¿Qué es lo que no le gusta de usted? ¿Qué es lo que no le gusta de su cuerpo? ¿Qué es lo que no le gusta de su alma?


PUEDE QUE TAMBIÉN TE INTERESE:

7 comentarios:

  1. me ha gustado mucho tu entrada aunque un poco larguita, yo no les encuentro parecido entre Nate y Sean y de hecho no sé por qué pero no me gustó que muriera Megan, algo que me pareció un poco extraño es que no mencionaras la trama de Escobar que da mucho en esta temporada (y mucho en su trepidante piloto)

    Veo que vas en la tercera temporada y espero con ansias a que escribas sobre la segunda y también la tercera

    Saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Tremenda entrada! La leí toda! y no recordaba como era la primera temporada. Después de mucho tiempo, debo a ver visto todas las temporadas pero a saltos, no las vi completas, por que me cansé de la pareja de cirujanos y por que las situaciones las encontraba un poco "bizarras?"... no pude seguir viéndolas como la 1ra y 2da temporadas. A si que sólo puedo decir que me quedo con esas dos, del resto, como las vi a medias no puedo opinar más allá.

    ResponderEliminar
  3. UY que grande es nip tuck, a pesar de sus altibajos, igual que Alejandro me sorprende que no tocaras el tema de Escobar Gallardo, aunque me parece que profundisaste un poco mas en la psicologia de los personajes.
    La 1ra temporada es buenisimaa!! y que te digo el piloto!!!, de los mejores que he visto, una serie no muy conocida o comentada en la blogosfera que vale la pena ver.
    PD: espero seguir leyendo mas entradas de nip tuck, a ese ritmo llegas al final de la serie en poco tiempo.

    ResponderEliminar
  4. Alejandro A, Pues imagínate si también hablo de Escobar!! necesitaría otro blog ;)
    Muchas cosas me he dejado, no sólo lo de Escobar, sino la relación de Matt con... Sean y Christian, y algunos detalles más. Hablaré de ello, la primera temporada es excelente y no la dejaré ahí.
    El Sean de la primera temporada no me gusta nada, pero por momentos en la T2 y la T3 creo que es un gran personaje, sólo que su estupidéz muchas veces le pierde. En lo que me recuerda a Nate es en esa necesidad que parece tener de no ser feliz y en el camino, de hacerle daño a los demás. La gran diferencia es que este a veces muestra arrepentimiento. Nate, ni siquiera eso... (Ayyy... uno de estos días empiezo a hablar de SFU y no me para nadie!!)

    MaJo, Hay muchas situaciones bizarras (por no hablar de otras tantas además sangrientas) pero eso justamente me gusta, al menos hasta ahora. Voy por la tercera ahora mismo, pero... está muy lejos del encanto de las dos primeras. Gracias por leer todo :D

    omar_valadez, Por ahora sí, pero no me dejaré a Escobar, no os preocupéis. Es que llevaba horas escribiendo y bueno...
    El piloto es una maravilla, de esos que te convencen para comprarte la serie entera; después hay que ver si vale la pena, pero yo me lo estoy pasando muy bien viéndola.
    Seguiré escribiendo sobre Nip/Tuck... lo he demorado, pero ahora quizá las palabras simplemente fluyan.

    Un saludo a l@s tres y gracias por leer la entrada, que sé que me he pasado un poco...ejemm... y quizá no sólo en lo extenso :P

    ResponderEliminar
  5. gran blog, no se si has visto Huff, me encanto esa serie, si te gusta la F1 tengo un blog de ello, y tengo mucha informacion tecnica, si quieres visitame, y me gustaria que fueras mi seguidor, saludos....

    ResponderEliminar
  6. Me la he leido enterita, para que veas... jajaja
    ¿Sera esta serie lo que ando buscando?
    Ains que apatica (léase perezosa) estoy últimamente en cuanto a empezar nuevas series...

    Por lo pronto, a mi ya me has convencido, el piloto cae en cuanto acabe este comentario^^

    Un saludo MFAL!

    ResponderEliminar
  7. Dids, pero si la has leído enterita, como vas a digerir los spoilers? :D
    Me alegra que te hayan dado ganas de comenzar una serie, esta es muuuy buena. Ya me contarás.

    Saludos!! (y piénsate lo del blog...^^)

    ResponderEliminar

No olvides suscribirte a los comentarios. Recibirás un correo cuando alguien diga algo nuevo. Si comentas como anónimo, pon un nombre para que sea más amena la conversación.
¡Gracias por pasarte y comentar! *_*

Recibe todas las novedades en tu E-mail