9.5.10

Doctor Who 5x05 Flesh and Stone

Impresionante es la primera palabra que se me ha ocurrido para definir este capítulo, con un par de guiños a la segunda temporada que han tocado mi fibra sensible. Esta serie es maravillosa, por eso cuando me decepciona, como en ‘Victory of the Daleks’ y ‘The Time of Angels’ también me veo obligada a decirlo.

*** A partir de aquí spoilers del 5x05 de Doctor Who: Flesh and Stone***

Habíamos dejado al Doctor, Amy y River Song en manos de los ángeles llorones, ángeles de la muerte, como prefiero llamarles. Lo cierto es que no se habían mostrado del todo aterradores probablemente porque aún no habían recuperado su forma original. Ahora sí, se han recuperado y necesitan aire y energía para sobrevivir, como los humanos. ¿Qué son los ángeles en realidad? ¿Carne y piedra en un solo ser?


Algo pasa con Amy. Diez, nueve, ocho… ¿Una cuenta regresiva? ¿En qué espacio-tiempo? ¿Amy va a morir cuando llegue al uno? Es muy curiosa la manera en que nos presentan su ‘contador’. Ella no es consciente de lo que hace, porque no lo sabe o no lo recuerda. Como tampoco recuerda a los Daleks en el pasado. El ángel del vídeo vive dentro de ella, y parece ser quien va a decir si vive o muere. Pero no… los ángeles llorones no han contado con la genialidad del Doctor. Un Doctor que esta vez ha mostrado algo más de sensibilidad, y una elevada dosis de ira. Si algo no puede soportar el Doctor más allá del llanto de un niño, es perder a una de sus compañeras, a una de esas mujeres siempre dispuestas a ayudarle, estar a su lado, con ideas a veces tan grandiosas como las suyas, y que por algún motivo que aún desconocemos parecen destinadas a enamorarse de él.

¿Por qué Rose, Martha, Donna y ahora Amy? ¿Cuál es el verdadero atractivo del Doctor? Un actor podrá gustarnos más que otro (en mi caso el ‘dúo’ Ecclestone-Tennant me resulta tan indivisible como encantador), pero este Doctor interpretado por Matt Smith también parece tener algo… interesante. Y yo espero que exploren esa faceta en Venecia, ya que es uno de los puntos fuertes de la serie. No me refiero al romance (Doctor Who no está enfocada al culebrón) sino a esas zonas ocultas de la personalidad que hacen que ninguna de ellas pueda resistirse. Esa es parte de la magia de esta serie, que lo que nos cuentan va mucho más allá de lo que nos muestran en realidad.

Este capítulo ha tenido grandes momentos de acción who. La huída a través de los pasillos de la nave con los ángeles a sus espaldas, golpeando las puertas, reclamando, atemorizando, esperando… Son fuertes, fríos, manipuladores; pero no tan inteligentes como para ganar la batalla. Sabemos que no les atraparán (al menos, no a todos) pero no deja de ser desesperante. Las luces se apagan y ellos están allí, cada vez más cerca.

No les miréis a los ojos, pero no apartéis la vista (yo comienzo a pestañar como una posesa)

Finalmente llegan a la sala de mandos de la nave (o una de ellas) donde por fin tienen acceso a una zona libre para escapar. Un bosque. ¿Un bosque en una nave? Sí, Amy… esto es sólo el comienzo de lo que verás.

Y en el bosque sucederá lo más terrorífico. Porque no sólo están todos a merced de los ángeles. Hay algo más: la grieta. “Esa grieta de la habitación de Amy”. ¿La misma? ¿La misma que aparece al finalizar Victory of the Daleks? Sí… ella también espera su oportunidad de devorarles a todos. Una grieta espacio-temporal capaz de hacer que sus memorias se borren, capaz de negar su existencia, de matarles o peor aún… una grieta que puede hacer que nunca lleguen a nacer.


Pero Amy no puede continuar a través del bosque. Cuenta y cuenta… sus energías se agotan. El ángel llama dentro de ella, la necesita. Amy morirá si no hacen algo. Y como no podía ser de otra manera al Doctor se le ocurre que lo mejor para revertir ese proceso sea que cierre los ojos y no vuelva a abrirlos. ¡Y funciona! Sus constantes vitales se estabilizan. Ahora el juego en lugar de “No pestañees” es “No abras los ojos, pase lo que pase”. ¿Qué os da más miedo?

Intento imaginarme allí. En medio de un bosque (bastante lúgubre por cierto), plagado de ángeles llorones, sola y esa abrumadora luz, que no puede ver… y siento escalofríos.
El Doctor debe dejar a Amy allí porque no puede caminar a ciegas, cree que estará “a salvo”, pero en cuanto se retira la grieta de la que hablaba hace su aparición y poco a poco se los lleva a todos, dejándola a Amy indefensa en mitad del bosque, sola, ciega y temerosa.

Finalmente mediante el intercomunicador, el Doctor se pone en contacto con su compañera, sabe del poder de la grieta, sabe que incluso los ángeles huyen de ella; tiene que guiar a Amy hasta el centro de la nave, como sea. Esta imagen puede resumirlo mejor que mil palabras, porque este ha sido uno de esos capítulos que son una pasada visualmente y por la manera en que ha sido dirigido. Paso a paso… Amy debe encontrar el camino de regreso siguiendo el sonido del destornillador sónico.

Mantén los ojos cerrados y no dejes de moverte.

Pero cuando los ángeles aparecen, la historia se complica. ¿Cómo caminar como si realmente viera, cómo rodeada de esos espectros de piedra? Amy no puede hacerlo y cae. Y se levanta, pero ya es tarde, uno de los ángeles está justo sobre ella… y… ¡Tele-transportación! ¡Madre mía, qué miedo! River ha salvado a Amy de una muerte rápida y segura, pero dolorosa.

Los ángeles tienen miedo, huyen de la luz, la grieta les aterra. Necesitan algo para cerrarla definitivamente; y ese alguien es el Doctor. ¿Sí? ¿Estáis seguros? No… ellos ya poseen la suficiente cantidad de energía como para alimentar esa grieta espacio- temporal; al menos por ahora. Ya pensarán en algo… mientras tanto: ¡Gracias gravedad! ¡Adiós ángeles llorones! ¡Hola recuerdos de la maravillosa segunda temporada!


Y llega el momento de las despedidas, en un lugar que recuerda a la despedida más triste y dura de Doctor Who, pero esta vez la Tardis también es testigo.


¿Volverán a encontrarse pronto El Doctor y River Song? Claro que sí. ¿Y River con Amy? Por supuesto… ahora están unidas, ya que son las únicas mujeres en la vida de su caballero. ¿Puede el Doctor confiar en River? ¿Acaso tendría gracia saberlo? River Song me parece un gran personaje, espero que pronto vuelva. Respecto a Amy… quiere volver a casa. Pero no os preocupéis, no es definitivo.


Y allí en su habitación, el día anterior a su boda, algo hace un ‘click’ en la cabeza de Amy y cambia el chip XD (¡WTF!) ¿Qué haces niña? Lo sabremos en el próximo episodio, que promete ser grandioso: vampiros en Doctor Who ¿Qué más podemos pedir?

Wikio

2 comentarios:

  1. El final no me gusto. Asi de claro XD


    Pero es emomento a lo Doomsday me dejo tonta...

    ResponderEliminar
  2. Ja!! A mi me pareció muy raro e inesperado... pero el capítulo fue grandioso!!

    Esos recuerdos Doomsday... :)

    ResponderEliminar

No olvides suscribirte a los comentarios. Recibirás un correo cuando alguien diga algo nuevo. Si comentas como anónimo, pon un nombre para que sea más amena la conversación.
¡Gracias por pasarte y comentar! *_*

Recibe todas las novedades en tu E-mail