20.3.14

La moralidad desde el punto de vista de Breaking Bad, y el mío


Dicen (y me halaga) que tengo un curioso sentido de la moralidad, y es que para mí algunas cosas están bien y otras no. Y soy muy estricta con ello. Cuando veo una serie también.

Sería fácil señalar, entonces: ¿Por qué siempre has apoyado a personajes como Dexter o House? Muy fácil: porque para mí lo que hacían estaba bien. Matar a un asesino, a una lacra humana que ha hecho daño a inocentes, puede estar bien visto o no, pero estaremos de acuerdo en afirmar que eso depende del cristal con que se mire. O no lo estaremos. Bueno, con Breaking Bad pasa algo parecido.

Nos encontramos con un hombre, Walter White, que en apariencia vive una vida normal y tranquila. Profesor de química, felizmente casado, con un hijo y esperando otro. Pero desde el primer momento vemos a otro Walter. Un Walter que no está a gusto con su vida, que se siente quizá anulado por su mujer e incómodo ante los alardes de masculinidad de su cuñado que trabaja para la DEA. Todos creen saber quién es Walt, pero Walt tiene dudas sobre ello.


El piloto de la serie es brillante. Desde ese momento sabemos que tenemos un producto muy bueno ante nuestros ojos. Reconozco que lo vi con cierta reticencia poco tiempo después del desastroso final de Dexter y hasta ofendida aún por todos los comentarios que me habían llegado de loas a esta serie que parecía ser su Némesis.

Una vez más me equivoqué al juzgar.


Todo en Breaking Bad es oro. Desde las actuaciones hasta los guiones, desde los pequeños detalles hasta las grandes escenas. La dirección es magnífica, y la fotografía un lujo. Hasta la música está bien elegida. Todo es una sorpresa. O casi. Porque a veces nos hacen partícipes del horror que va a acontecer y nos meten tanto en la historia que podemos acabar escurriéndonos por el sofá.

No pretendo hacer spoilers de la serie, aunque es casi vox populi el hecho de que Walter White se dedica a fabricar metametanfetamina. Una azul, de muy buena calidad, eso sí. Hacerlo para él es arte, es magia, es química. ¿Pero qué representa en realidad para él este "acto criminal"? Bueno, aún no lo sabemos, pero se percibe en Walter cierto sentido de la propiedad que es, como mínimo, curioso.


Decir que (sí, sí, vienen spoilers, lo siento*********************************) todo ha comenzado cuando descubre que tiene cáncer y que a pesar de haber trabajado toda su vida no tiene qué dejarle a su familia (en caso de cruzar al otro barrio) para algunos podría no ser una buena causa o excusa para lo que hace.

Para mí, la de la moral curiosa, sí. Se lo perdono. Porque la vida no es fácil, es muy dura, y con algunas personas parece ensañarse.

Pregúntate por un momento si harías algo como lo que hace el protagonista de Breaking Bad. Es peligroso. No es fácil, pero tiene cáncer. No tiene mucho que perder. Ahora pregúntate qué harías ante el caso de que una persona en la que tienes toda la confianza del mundo, se dedicase a semejantes menesteres. ¿Lo comprenderías? Estamos frente a un gran dilema.

Lo cierto es que a veces estamos tan ciegos que no vemos realmente a las personas que tenemos a nuestro lado, y eso es lo que le pasa a Skyler, la mujer de Walt. Ella sabe que algo pasa y está casi segura de que Walt la engaña. Sí, pero no con otra mujer.


Cuando Walter le cuenta a qué se ha estado dedicando y con qué ha estado pagando las facturas médicas, Skyler enloquece. No acepta que su marido pueda estar haciendo lo que hace y que además no parezca avergonzado.

El error de Walt para mi fue tardar tanto en decírselo. Podría haberse ahorrado muchas mentiras y también la pérdida del amor y la confianza por parte de su mujer. Y perder la confianza es aún peor que perder el amor. ¿Esto exime a Skyler de lo que hace a continuación? Para mí no. Y he aquí la ironía: me parece perdonable que alguien fabrique una droga y que tenga que hacer ciertas cosas para defender sus intereses y su vida; pero no me parece bien que Skyler se acueste con su jefe por... ¿venganza? ¿revancha? ¿dolor? Yo no logro comprender sus motivos.

Lo que queda claro, es que en Breaking Bad no hay ni buenos ni malos. Porque nadie es 100% de un mismo bando. Incluso (si no el primero) Walter (ya recuperado de su cáncer) hace cosas absolutamente reprobables, como esa llamada a su cuñado inventándose un accidente de tráfico. Y todo para salvar su pellejo, y el Jesse. Eso para mi también es pasarse veinte pueblos. Y ya vemos quién lo paga luego.

La pregunta (o las) que quiero dejar es: ¿Qué define la moralidad de una persona?

Un hombre hace lo que tiene que hacer.

¿Su escala de valores o principios? ¿El medio que lo rodea? ¿Las circunstancias? Tendremos que seguir disfrutando de esta gran serie para intentar dilucidar cuál es el mensaje que nos quieren dejar. Aunque bueno, también corremos el riesgo de que no lo haya.

Por último quiero decir, que me encanta el dúo formado por el señor White y Jesse Pinkman, porque son como el día y la noche, pero hacen un equipo tan bueno, que no pueden trabajar el uno sin el otro. Y en esta relación también sabemos que ha habido cosas reprobables, y es que Walter White parece estar jugando a ser una especie de dios, o quizá, ya cree que lo es. De ahí el peligro.


14 comentarios:

  1. En cuanto siga con ella, leeré la entrada completa. Si, soy culpable, me quede el último de la primera, pero es que ni fu ni fa la verdad. Pero contigo, ya van varias buenas personas a la que no puedo dejar de hacer caso.

    Y es que, parece que úlitimamente me cuesta mucho crear relaciones con las series que empiezo, implicarme en la historia se me hace cuesta arriba y todo me parece muy meh! Lo se, parece que una adolescente pasota xDDDD

    Un saludo galáctico Flor, tenía que caer el saludo galáctico, quizá es que la echo mucho de menos T___T

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo que ni fu ni fa? Ay, mi corazoncito seriéfilo... xDDD
      Gracias por lo de buena persona jijiji (¡¡¡y eso que voté a Baltar!!!)

      Por cierto, ¿sabes de qué serie es esto?

      -Viva Baltar-


      Entiendo lo que dices sobre crear relaciones (o lazos) con series... es un síntoma galáctico, Dids. A mí no se me pasa e imagino que a ti tampoco ^^
      Miuuuuus :*

      Eliminar
    2. Si es que Baltar es mucho Baltar, las cosas como son. Y esa es toda la alabanza que saldrá de mi para con su personaje, que ya es mucho, eh?? xDDD Pues la verdad es que no tengo ni idea ¿De dónde es?

      Eliminar
    3. Si yo sé que en el fondo le admiras ^^ (jajajaja)
      Pues no tengo idea de que serie es Dids, ¡que alguien nos lo diga! :)

      Eliminar
    4. Vale, ya lo descubrí. Y lo había visto, pero no me acordaba, y de la referencia a DW menos todavía, porque ni si quiera veia al Doctah cuando vi esto, es un episodio de Portlandia MARAVILLOSO sobre Battlestar Galactica Portlandia. One more episode

      Lo que acabo de ver y es que no puedo parar de reir xDDDD

      Eliminar
    5. Es GRANDIOSO y GALÁCTICO :)
      ¡Gracias por encontrarlo y compartirlo! Los fans de BSG te estaremos eternamente agradecidos. Ahora no nos sentimos tan frikis jajajaja

      Eliminar
  2. ¿Por donde vas? Una de las series de mi top-5, y me cuesta un poco elegir posiciones concretas, por lo que podría estar en lo más alto dependiendo del día que me lo preguntes XD (más o menos sí tengo claro como las pondría pero para que veas lo mucho que me gusta).
    Que la disfrutes, guapa.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he terminado la tercer temporada aún, OsKar y estoy más que encantada. No sólo tengo total admiración por el personaje de Walter. También me encantan Jesse y el tío de los pollos.
      Seguiré disfrutando :)

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  3. Una excelente serie, en que de forma magistral nos muestra que todos en nuestro interior tenemos un lado oscuro .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda que todos lo tenemos. Y me encantan estas series que lo muestran...
      ¡Gracias por comentar! :)

      Eliminar
  4. Dentro del piélago de merecidos piropos que le estáis dando a la serie, yo voy a añadir uno que viene al hilo del post: la moral de los personajes puede ser dudosa, pero siempre coherente.

    Es decir, no hay cambios de actitud en los personajes según las cosas se las hagan a unos u otros. Quien es un mafioso lo es siempre para su beneficio; quien tiene moral recta la tiene siempre; quien se mueve en aguas turbulentas no duda en usar la violencia contra sus aliados si las circunstancias lo demandan; quien busca lo mejor para su familia la defiende siempre.

    ¡Gran serie! ¡A disfrutarla!

    ¡Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Piélago de merecidos piropos! O_o Me he quedado patidifusa xDD

      Lo que dices es una de las cosas que más me gustan de la serie, Ventu. Y ahí es donde fallan muchas otras... tristemente para mi. Ahora, yo me pregunto: ¿quién tiene la moral recta aquí? Creo que el que más se salva es Hank, al menos por ahora, porque a todos los demás les he encontrado alguna mancha :P

      Seguiremos disfrutando y poniendo PLAY, con el de la flechita, para ashááá.

      Besitos, guapo.

      Eliminar
  5. El genial episodio de Portlandia!!! Yo si he visto toda Breaking Bad, y la verdad es que es un drama muy sólido, aunque quizá la evolución del personaje de Walt sea de lo más coherente que se ha visto en televisión, no diré nada, claro, pero también hay que tener cuenta que se trata de un antihéroe con el que definitivamente nos sentimos identificados en algún momento. Pero no es el primero en la ficción, ni mucho menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo siempre del lado del "anti-héroe". Ayer he visto el final de la tercera temporada y sólo puedo decir; WOW!!!

      Eliminar

No olvides suscribirte a los comentarios. Recibirás un correo cuando alguien diga algo nuevo. Si comentas como anónimo, pon un nombre para que sea más amena la conversación.
¡Gracias por pasarte y comentar! *_*

Recibe todas las novedades en tu E-mail